“No podemos probar que los ataques sónicos existieran”. Aseguran expertos cubanos a la prensa norteamericana