Cuando la víctima no es la víctima