Las victorias que molestan a la Vieja Cuba

Por: Marco Velázquez Cristo.

Recientemente como parte de los esfuerzos de construir una Cuba virtual que termine sustituyendo en la mente de las personas a la real, en una de las plataformas nido de aberrados personajes, se preguntaban, ¿De qué victoria habla el presidente?, tomando como punto de partida lo expresado por este, sobre los resultados obtenidos en el control y proceso de extinción del incendio provocado en la zona industrial de Matanzas por un rayo.

Para sustentar su “tesis” de que no existe victoria de la cual hablar, mencionan una serie de problemáticas que hoy están presentes en el escenario interno, cuyas causas tergiversan y como es habitual en este tipo de artículos se las endosan al gobierno.

No voy a referirme al contenido de un texto, conformado a partir de la distorsión de la realidad, en el que impúdicamente se utilizan mensajes dirigidos a crear emociones que generen sentimientos que lleven a las personas a creer en las mentiras que se les presentan como verdades.

Sobre lo ocurrido en Matanzas se ha publicado mucha información. El autor del post de marras hace el ridículo al afirmar que, todo pudo evitarse. Ni siquiera tuvo la decencia de informarse antes de opinar. Especialista de PDVSA entrevistado en la TV cubana explicó que, eventos similares han ocurrido en otros países, incluyendo desarrollados, y han demorado más en ser extinguidos, y ocasionado mayor cantidad de víctimas y daños materiales.

Los que ofrendaron sus valiosas vidas para impedir que se produjera una catástrofe que se cobrara la de muchos de sus hermanos, merecen respeto y agradecimiento eterno. Tratar de utilizar sus muertes y manipular el dolor de madres cubanas, diría que el de todo un pueblo con fines politiqueros es una acción inhumana y vil.

Hay muchas victorias dentro de la que ha significado controlar y tener en proceso de extinción un incendio de gran magnitud como el ocurrido en la zona industrial de Matanzas, eso les duele y por eso tratan de ocultarlas. Muchas malévolas “teorías” sobre la no existencia de continuadores de la Revolución y la supuesta incapacidad del gobierno para sacar adelante el país se han derrumbado.

La conducta patriótica, solidaria y valiente asumida por los jóvenes, no solo por los que luchan directamente contra el incendio, sino también por los que, en los centros hospitalarios batallan por conservar la vida de los heridos, los que participan en diversas labores en apoyo al enfrentamiento al siniestro, y los miles que a lo largo y ancho del país, han donado su sangre y mostrado su disposición de ayudar en lo que sea necesario, es un mentís a los que, niegan su apoyo a nuestro proyecto social y quieren presentarlos como ajenos a los problemas del país, interesados solo en emigrar.

Esos, a los que quieren invisibilizar, son los garantes de la continuidad de la Revolución.

En este contexto el sistema de enfrentamiento al evento organizado por la máxima dirección del país que, logró funcionar de forma cohesionada, mostró capacidad de adaptar sus acciones a las exigencias concretas de cada momento, incorporó exitosamente las fuerzas que desde Venezuela y México llegaron en su ayuda, y está resolviendo la situación, desmonta la imagen que mediáticamente han tratado de crear de un gobierno con contradicciones internas, incapaz de resolver problemas complejos.   

Asimismo, el sistema de salud respondió de manera rápida y eficiente, su personal supo estar a la altura de las exigencias del momento. El altruismo y humanismo estuvo presente en cada una de sus acciones. Ningún herido tuvo que esperar para ser atendido, ni le faltó el medicamento que requerían sus lesiones. Se les garantizó a sus familiares la información sobre sus estados y toda la atención necesaria. Los odiadores han buscado con saña algo que les permita cuestionarlo, pero no han podido obtenerlo. Ante el fracaso recurren a la manipulación y las mentiras.    

En esencia es una victoria hija de otras alcanzadas a través del proceso revolucionario, las cuales han hecho posible que, a pesar del empecinamiento de Estados Unidos por destruir la obra de la Revolución, de la ayuda que este ha recibido de despreciables traidores con almas de ilotas en su esfuerzo por conseguir tan deleznable objetivo, hoy estemos aquí, que es la victoria más grande de todas, y la que más les duele.

Ha sido el triunfo del tesón, la voluntad, la dignidad, la inteligencia, la creatividad, la unidad, la solidaridad, el optimismo, el espíritu de sacrificio y la confianza de un pueblo en su fuerza, sobre la adversidad, la furia de los elementos y las malvadas mentiras de sus enemigos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.