La Cuba imposible que propone Gente Próxima al Imperio


Warning: Trying to access array offset on value of type null in /web/htdocs/www.postcuba.org/home/wp-includes/class-wp-block-supports.php on line 94

Warning: Trying to access array offset on value of type null in /web/htdocs/www.postcuba.org/home/wp-includes/class-wp-block-supports.php on line 96

Por: Marco Velázquez Cristo.

La Gente Próxima al Imperio (GPI) y alejada de Cuba parece vivir en un universo paralelo, en un país que solo existe en sus afiebrados cerebros. Caen en unos estados de enajenación que hacen dudar de su salud mental. La de su presidente parece estar bien comprometida, basta ver la foto con la cual se presenta, en la que aparece en una ridícula pose de gran orador y sus planteamientos que reflejan su convencimiento de que al socialismo en Cuba le queda poco, para comprender que estamos en presencia de una persona fuera de sus cabales.  

Para ser exactos, el dinero y la falta de valores patrióticos y éticos son los factores que están condicionando, la enajenación onerosa que están experimentando la GPI.

En medio de esa especie de delirums tremens, se sienten con capacidad de influencia sobre toda la sociedad, redactan un proyecto de constitución en el cual el socialismo es eliminado, diseñan la sociedad civil, el escenario político con el pluripartidismo presentado como símbolo de “capacidad” de participación y decisión, etc. en la Cuba que, aspiran hacer nacer.

¿Qué problemas les ha resuelto el pluripartidismo a los países de América Latina?

 NINGUNO, porque como expresara Fidel, “…el pluripartidismo es el gran instrumento del imperialismo para mantener a las sociedades fragmentadas, (…) convierte a las sociedades en impotentes para resolver los problemas y defender sus intereses.

En este contexto un medio anticubano, que por cierto su “colaborador estrella” es el vicepresidente del Comité Ejecutivo Ampliado de GPI, publicó que, el presidente del engendro había orientado a sus subordinados estudiar la creación de un gobierno paralelo al de la isla. GPI respondió que eso era “inexacto”.

Resulta poco creíble que, con el vínculo tan estrecho existente entre ambas plataformas y comunidad de intereses, no estuviera concertado el texto y publicación de esa “noticia”. Lo más probable es que se tratase de un globo sonda, de una manera de llamar la atención, sin descartar la búsqueda de apoyo. No menciono la intención de obtener financiamiento, porque las estrechas relaciones desarrolladas por el presidente de GPI con el multimillonario George Soros, la Washington Office for Latin America (WOLA) y la USAID, entiendo que se lo garantizan, en todo caso estarían “luchando” un incremento de salario, por los “cargos” que asumirían en su imaginario “gobierno”.  

De todas formas, si se lanzaran a una acción de ese tipo, harían el ridículo más estruendoso de sus vidas, no pongo vergonzoso porque vergüenza no tienen.   

Este último desvarío de GPI me recordó lo que manifestó sobre el tema en entrevista concedida a Luis Baez, el periodista cubano radicado en los EE.UU. Luis Ortega Sierra (ya fallecido). Según él, entre los años 1963 y 1964 un grupo de personajes del llamado exilio formaron uno de estos “gobiernos” fantasmas, significando que, a partir de ese momento se produjo una verdadera procesión de los mismos. Algunos con sus “ministros, embajadores y congreso” incluidos.

En la narración de Ortega queda claro que ni la CIA los tomaba en serio. El último fue creado según informaciones disponibles en la internet en 1995. Todos, como también lo hará el de GPI (si por fin se deciden a “formarlo”), han fenecido en el tiempo, sin penas ni glorias, ignorados y luego olvidados. Por eso, si algo se merecen por su disparatada idea es una sonora trompetilla, nada más.

Y es que, esa Cuba Imposible que llevan años añorando ver surgir y que se esfuerzan en construir en el escenario mediático, a la vez que tratan de desacreditar a la real deformando su imagen, y tergiversando el origen de sus problemas, no tiene ninguna posibilidad de concretarse en el físico.

Una cosa es sentarse delante de una computadora a escribir mentiras y deseos y otra es lograr que se crean y se concreten en la práctica.

Ese proceso de alterar la realidad del país, es un imperativo que, ninguno de nuestros enemigos puede soslayar porque resulta imposible de demostrar que, el sistema socialista que nos ha permitido: mantener la independencia y la soberanía de la patria frente a la hostilidad imperial y su cruel bloqueo, alcanzar importantes logros en lo social y científico entre otras esferas de la vida del país, enfrentar una pandemia sin que la economía colapse, que el sistema de salud se haya mantenido en pie frente a ella salvando miles de vidas, producir tres vacunas que han permitido controlarla, tiene que ser cambiado.

La alternativa que proponen a ese socialismo al que tanto le debemos, es una socialdemocracia, es decir, reinstaurar el capitalismo en Cuba. Suicidio que no estamos dispuestos a cometer.

“…los problemas de este mundo, cada vez más complicados, no se resolverán mediante formas de sociedad enajenantes e irracionales”.

Fidel.

 

 

 

Share
%%footer%%
%%footer%%