¡A la obra, todos a la vez, y tendremos casa limpia!


Warning: Trying to access array offset on value of type null in /web/htdocs/www.postcuba.org/home/wp-includes/class-wp-block-supports.php on line 94

Warning: Trying to access array offset on value of type null in /web/htdocs/www.postcuba.org/home/wp-includes/class-wp-block-supports.php on line 96

Por: Marco Velázquez Cristo.

 

La patria necesita sacrificios. Es ara y no pedestal.  

José Martí.

La frase del maestro que da título a este modesto texto, pareciera haber sido dicha para hoy, cuando el paso del huracán Ian por sobre el territorio nacional ha ocasionado grandes pérdidas a las familias de los lugares que azotó y a la economía nacional, incrementando las carencias que nos afectan. Los problemas generados por él son complejos y se necesita del esfuerzo de todos para poder resolverlos.

Siempre que, la adversidad nos ha golpeado, unidos, hemos luchado para restañar las heridas, y salir adelante. Tengo la convicción que ahora sucederá igual.

Nunca por grandes que han sido las dificultades y difíciles las circunstancias en que han surgido, la Revolución ha dejado desamparado al pueblo. Siempre se ha hecho todo lo que se ha podido, por protegerlo y reducir sus sufrimientos y perdidas.

La realidad es esa y nadie la puede refutar. Y esa realidad que es parte de la historia de nuestro país, nos dice que, cuando nuestros dirigentes van a los lugares desbastados por la furia de los elementos, cuando afirman que se ocuparan de resolver los problemas y se muestran solidarios con su pueblo, se están expresando de corazón, no están haciendo como en otros países que, se aprovechan situaciones parecidas para, hacer politiquería barata y engañar a las personas con falsas promesas de solución.

Los que hoy dirigen la nación son dignos continuadores de las ideas, la ética, el pensamiento humanista, el respeto y el amor al pueblo que les legó la generación histórica que, con Fidel al frente nos trajo hasta aquí.

A ellos la naturaleza, la vida por decirlo de algún modo y el enemigo le han impuesto enormes retos, el recrudecimiento del bloqueo, la pandemia, accidentes de gran magnitud, etc., y los hemos vistos serenos, firmes, tomar decisiones que, nos han permitido ir sorteando los obstáculos y mantener la independencia y la soberanía de la patria, demostrando capacidad de sacarnos adelante, por eso confío en que, en esta ocasión, también, todos juntos, bajo su dirección lo lograremos.

Ciertamente, Ian llega en un momento muy complejo para el país, todos conocemos las causas.  Nuestros enemigos lo saben y por eso, oportunistamente tratan de manipular la situación para intentar forzar un estallido social.

Podrán confundir, o algunos se dejarán confundir, contar con el apoyo de delincuentes y otras categorías de antisociales, incluso personas a las que, las carencias le nublan la capacidad de razonar, podrán hacerle el juego inconscientemente, pero la mayoría del pueblo cubano se mantendrá firme junto al partido y el gobierno, y luchará hasta superar estos momentos difíciles que hoy vivimos. Nadie lo dude.

Las molestias, el calor, la oscuridad, la perdida de alimentos por falta de refrigeración, son cosas que realmente hacen sentir mal a cualquier ser humano, pero ese sentimiento no debe conducir a un estado de exaltación que, impida apreciar racionalmente la magnitud y complejidad, en este caso de las afectaciones dejas por Ian, ni el tiempo que será necesario emplear para eliminarlas.

Sí, no se viera a los lineros y trabajadores del sector eléctrico en general, a los compañeros de comunales, y de otras especialidades, a los combatientes de las FAR y el MININT, trabajando incansablemente por restañar los daños, sí, no se viera a los dirigentes dando la cara, explicando, orientando, hablando con el pueblo, sí ese fuera el caso que, no lo es, entonces la protesta sería válida.

No se puede exigir lo imposible. El momento es de unidad, solidaridad, serenidad y trabajo.

¡A la obra, todos a la vez, y tendremos casa limpia!

José Martí.

Share
%%footer%%
%%footer%%